viernes, 27 de marzo de 2015

Apoyando desde Madrid la Cumbre Mundial del Arte y la Cultura por la Paz en Colombia

El próximo martes 31 de marzo se va a realizar en Madrid un acto de apoyo a la Cumbre Mundial del Arte y la Cultura por la Paz en Colombia, que se celebrará en Bogotá del 6 al 11 de abril.

Como trabajadora de la Cultura que soy me invitaron a participar, cosa que acepté encantada y orgullosa de que pensaran en mí para un acto tan significativo. 

Y este es el cuadro que he pintado, uno de mis cuadros multipropiedad. Un puzzle, puesto que hay muchas partes implicadas en el proceso, en el que todos construyen la Paz. Y Madrid envía su apoyo en forma de ladrillos... 

Para darle un poco más de vida, he creado junto a Rafa Sánchez, que pone su bella música, este pequeño vídeo. 


¡Por la Cumbre Mundial del Arte y la Cultura por la Paz en Colombia! ¡Estamos con vosotros desde Madrid!





viernes, 20 de marzo de 2015

¡Pintas Mucho en mi Vida ha ganado un premio!

¡Estoy feliz! ¡He ganado el 3º premio de la 4ª Edición de Ecocreativa Emprende! Una iniciativa del Máster de Economía Creativa de la Universidad Rey Juan Carlos, para promover el emprendimiento cultural y creativo.

Ahora paso a formar parte del Vivero de la Imaginación (¡me encanta ese nombre!), y presentaré Pintas Mucho en mi Vida este martes 24 en el IV Encuentro de Iniciativas Emprendedoras Culturales y Creativas que se celebra el 24, 25 y 26 de Marzo. 

El que quiera acudir al encuentro solo tiene que enviar un e-mail a mastereconomíacreativa@yahoo.es confirmando su asistencia.

Este reconocimiento a mi trabajo es muy importante para mí, como supongo que será para el resto de participantes. Sacar adelante un proyecto creativo en solitario es difícil. Supone muchas horas de dedicación sin saber muy bien hacia dónde vas, pero con la ilusión de creer que lo que una hace merece la pena. Estoy muy muy contenta.

Una vez más, ¡Gracias a todos los que habéis confiado en mi trabajo!




lunes, 16 de marzo de 2015

Desde el otro lado

Este fin de semana lo he pasado "trabajando" en Malasaña Market. Una de tantas ferias de artesanía que ahora colorean nuestro emergente nuevo mundo. Y lo colorean porque están llenas de vida. La de mucha gente que, como yo, damos lo mejor de nosotros mismos en múltiples formas pero como un denominador común: lo hacemos todo con cariño. Nos dejamos la piel para que nuestros productos sean únicos y aquellos que vayan a disfrutarlos lo sientan así. Es un mundo muy curioso. Te encuentras gente de todo tipo, la mayoría reinventada y con mucha ilusión. La precariedad de las condiciones laborales se equilibra con la satisfacción que nos proporciona nuestro trabajo, y lo cierto es que las sonrisas y el buen rollo predominan. 

He trabajado en despachos de abogados, en empresas y en la administración y he visto muchas zancadillas y malas caras, a pesar de los buenos sueldos que se llevaban a casa. Y os puedo asegurar que, aunque supongo que habrá personas problemáticas - que todavía no me he encontrado- el compañerismo y la cooperación es la tónica habitual en este tipo de encuentros. Tras dos o tres días exponiendo y vendiendo nuestras cosas espalda con espalda, se crea una complicidad muy bonita. Y eso es algo de lo que yo todavía no he leído nada, y quería compartirlo porque creo que merece la pena que se sepa. De todas ellas me he llevado el cariño de muchos compañeros arte-sanos, buena gente como Cada día te quiero más,  Bolboretas, Las PájarasSile Nole, Masu Cirujano, Mikokedama, La piel de Raquel, Diabla, Marilu's Cakes, Átomos Energía Libre,  Bell & Howellery, Niru Joyas, Koketta's Room, María Linaza, La Mora Verde, Mi abuela Lila, Leanko's Sunglasees, Bakáliko, El atelier de Ishtar, Gomaeva Marly, Huerto aromático, Libre Moda FotoJonshy y mucha más que se que me dejo en el tintero pero que también deberían estar aquí nombradas. Os animo a que echéis un ojo a su trabajo porque merece la pena.

Siempre me ha interesado la faceta humana de todo lo que experimento y una feria es como un escaparate social. En principio somos nosotros los que estamos expuestos, pero muchas veces yo siento que estoy en un cine y veo la gente pasar. Familias, parejas, amigos. De distintas clases sociales. Con diferentes intereses y gustos. Es muy divertido e instructivo. Así es como me entero de cuál es la moda que se lleva, de los peinados que están de actualidad, de lo que le gusta a la gente, de los problemas económicos por los que atraviesan y, muchas veces, de su vida. Porque la comparten conmigo en pequeñas confesiones que yo recibo como regalos. Acabo agotada de repetir miles de veces cuál es mi trabajo y de mostrar aquellos detalles que más  me gustan, pero merece la pena porque sin ellos, mi trabajo no tendría sentido. 

Sin la gente, sin el brillo que aparece en sus ojos cuando descubren algo que les gusta y la emoción de pensar en la sorpresa que van a dar a esa persona a la que quieren, yo no podría inspirarme y continuar. Pintas Mucho en mi Vida no existiría.

De este finde me quedo con una anécdota preciosa. Pocas veces tengo la oportunidad de presenciar la entrega de uno de mis cuadritos a su destinatario y ésta ha sido una de ellas. Vinieron un par de amigas a verme y una de ellas decidió sobre la marcha regalarle a la otra uno de los cuadritos que tenía expuesto. Uno muy sencillo pero con un mensaje muy evidente. Cuando se lo dijo, allí mismo, ¡la otra se emocionó! A pesar de estar ahí expuesto, de no ser personalizado ni abrir un paquete de regalo (con lo que eso significa) ¡se emocionó! y yo casi bailo de alegría. Bueno, de hecho creo que bailé un poco ¡jajaja!. ¡Ay, qué momento tan bonito!

En fin, que ha sido un gran finde. Mil gracias a la organización (son estupendos), a los compañeros y al público que vino a vernos. ¡Ah! Y a Álvaro Santos que me hizo esta mini vídeo entrevista. ¡Ole!

jueves, 12 de marzo de 2015

Mensajes de luz

Hay una serie de valores que son los más importantes en esta vida y que, sin embargo, no se pueden cuantificar: El amor, la alegría, el tiempo.

La actualidad gris que nos envuelve, la crisis económica y un futuro incierto hacen que hoy, más que nunca, necesitemos agarrarnos a ellos para mantener el equilibrio y seguir adelante con fuerza. Con mi trabajo he querido convertirme en un nuevo canal para transmitir esos valores. Ofrezco la posibilidad de regalar cariño, donde quede plasmado el amor y el tiempo dedicado al protagonista, de un modo permanente. Y paralelamente, lanzo a la comunidad virtual pequeños destellos de luz que hagan que el día a día sea más ameno.

Así, pinto cuadros personalizados que son, en realidad, todo un proceso emocional tanto para el cliente que me lo encarga, -que tiene que verbalizar las bondades de aquella persona a la que quiere emocionar, un trabajo que lleva su tiempo y que en muchas ocasiones no lo han hecho con anterioridad- como para el destinatario y protagonista del cuadro, que, de repente, se ve reflejado en un momento de felicidad rodeado de lo que más le importa e identifica. Un flash de alegría máxima que podrá impregnarle cada vez que lo vea.

Mis cuadros son sencillos pero directos porque lo que realmente importa es el mensaje. Que esa persona se sienta querida y arropada y que cada día pueda repetir esa experiencia.  El reto está en que la persona se vea identificada, y se visualice a sí misma en un momento de éxito vital. 


En el tiempo que llevo con este proyecto habré pintado más de 350 cuadros y, por tanto, he tenido la suerte de conocer y compartir muchas historias vitales. Podría escribir folios hablando de las reacciones tras recibir los cuadros, pero me limitaré a contar sólo una porque me impactó especialmente: Una señora cumplía 86 años y, tras una vida muy activa le costaba mucho sobrellevar la ausencia de amigos queridos y la incapacidad de volver a andar.
Un reto enorme para mí y para la hija que fue quien me lo encargó. El cuadro que creamos fue tan exitoso, que la señora decidió colgarlo en frente del sofá donde siempre está sentada. Necesita verlo todo el tiempo. Me lo prestaron para una exposición, y tras la clausura, tuve que llevárselo inmediatamente porque no podía pasar más días sin él. Para mí fue una experiencia increíble.


Que la gente se siente identificada es un hecho que veo a diario reflejado en las redes sociales, ya que cada vez aparece más personas en Facebook, Twitter, WhastUpp, etc , utilizando como foto de avatar el dibujo que he hecho para ellas ¡Y me encanta! Recibo cantidad de fotos de los protagonistas sonrientes con sus cuadros, o incluso algún vídeo como éste. En la exposición “Emociones Pintadas” del año pasado, los cuadros iban acompañados de las reacciones de sus destinatarios al verlos. Estas son un par de ellas: 

"El cuadro nos lo regalaron cuando nació Antía. Era la primera imagen de la familia completa y es la imagen más bella, la que recuerdo cuando nos recuerdo. Inmóviles pero llenos de vida, luz y color, sonrientes y felices. Y así, de pie, de frente a quien nos mira, tendiendo puentes. Y esos lugares de partidas y de encuentros. Todo en blanco, lleno de luz" S. Ribotta."

“Cada mañana, cuando me despierto, miro mi árbol, y disfruto de toda mi familia”. E.Orsi.

Me encanta mi trabajo. ¡Gracias por tanto!


martes, 24 de febrero de 2015

Homenaje a la grandeza

Hoy es un gran día. Se presenta el libro “La Economía a la Intemperie. Quiebra política”. Un libro escrito a dos manos entre Andrés González y Rocío Orsi.

Hasta aquí todo normal. Sería lo esperado por parte de un economista preocupado por la política y una filósofa exigente. Lo que no es normal es el contexto en el que se ha elaborado este libro; los últimos meses de vida de Rocío.

La Economía a la intemperie es mucho más que un libro sobre la actualidad político-económica. Es un canto a la vida. Al trabajo y al amor. Es un esfuerzo sobrehumano. Una gran herencia para sus hijos.

Es la huella que deja Rocío. Trabajadora y exigente hasta el final. Compañera.

He tenido la suerte de vivir de cerca este proyecto (y el gran honor de hacer la ilustración de la cubierta). De compartir la ilusión y la fuerza para que saliera adelante. De maravillarme ante el ejemplo de Rocío, su grandeza. Mucho se ha dicho sobre su sonrisa… esa que enmarcaba su cara hasta en los peores momentos. Esa que me dejaba boquiabierta.

Rocío está presente cada día, pero hoy su falta será inmensa. 

Gracias Rocío. Por tu amistad, tu calor y tu ejemplo. Enhorabuena Andrés, lo habéis conseguido. ¡Adelante!

lunes, 11 de noviembre de 2013

Pintas Mucho en mi Vida ha cumplido un añito

Hoy hace un año que lancé el blog de Pintas Mucho en mi Vida. Una "locura" más. Un "¿Y por qué no?” más.

Sin haber dado una clase de pintura o arte en mi vida, parecía un tanto loco lanzarme al vacío de esa manera. Pero, por otro lado, no tenía nada que perder. Nadie esperaba nada de mí. Ni yo misma. Sólo sabía que los pocos cuadros que había pintado hasta esa fecha me habían resultado muy placenteros y que siempre me ha gustado regalar algo muy personal para mostrar mi cariño por mi gente. Fue precisamente mi gente la que me animó a hacerlo.

¿Y por qué no? Pensé yo. "No pierdo nada, no le hago daño a nadie, no “voy” de nada y si resulta que hay alguien al que le gusta lo que hago lo mismo le soluciono un regalito especial, yo me lo paso pipa haciéndolo y encima me llevo un dinerillo."

El apoyo inicial de un puñado de amigos que me hicieron los primeros encargos me llenó las baterías. Cuando esos encargos fueron entregados y emocionaron a los destinatarios, el tren empezó a andar. Y poco a poco, se fue dando un pequeño efecto dominó que hizo que decidiera lanzarme definitivamente al vacío y dedicarme plenamente a esta nueva y maravillosa actividad. Una vez más, ¡hice caso a mis tripas! Pintar cuadros para que la gente se diga que se quiere. Servir de canal. Y mis días se llenaron de mensajes de amor, de gentes que me hablaban de sus seres queridos y de lo importante que era sorprenderles y emocionarles. Y esos mensajes los traducía en color y brillantina. Y de todos ellos me iba quedando un poso. Un halo protector que ha hecho que este año horribilis en España haya sido, paradójicamente, un año maravilloso para mí…

A un año vista habré pintado unos 200 cuadritos. Llegaron también las chapas, imanes y espejitos. Ahora disfruto diseñando anillos, colgantes y pendientes con las imágenes de mis cuadros. Y también me están llamando para dar charlas sobre creatividad vital. Esa palabra que he conocido este año, a pesar de haberla aplicado toda mi vida. Y sí, he puesto en práctica aquello que animaba a hacer a la gente en un post de hace ya dos años. ¡Y me ha salido bien!

Gracias, gracias, gracias. A mi madre y mi hermano que me regalaron mi primer maletín de pintura (que tuve parado durante años). A Javi y Asier, por todo. A Rebeca, que ha creído en mí más que yo misma. A todos y cada uno de los que me habéis apoyado, haciendo que esta locura se convirtiera en una realidad maravillosa. A todos los que me habéis hecho partícipe de vuestras vidas y amores. ¡¡A la vida!!


jueves, 16 de mayo de 2013

El éxito


El otro día mi hijo (4 años) me presentó a un coleguilla suyo así: "Esta es mi mamá. Es pintora. Pinta cuadros".

Fue un momento maravilloso. Recordé el día que decidí cambiar mi trayectoria profesional a los pocos meses de nacer Asier. Quería ser coherente y que mi hijo pudiera ver en mí esa coherencia. No soportaba la idea de tener que justificar mi trabajo (entonces abogada en una multinacional de defensa) a mi hijo. Y me fui a encontrarme.

De momento me he encontrado en Pintas Mucho en mi Vida. Me da igual lo que pase a partir de ahora:  A los ojos de mi hijo se que soy coherente. Yo ya he triunfado. Esto es para mí el éxito.